Que las notas no condicionen la relación con tus hijos

QUE LAS NOTAS NO CONDICIONEN LA RELACIÓN CON TUS HIJOS

Si no han llegado ya, apunto están de llegar las notas a los hogares de las familias españolas y, en muchos de esos hogares, el momento notas  se convierte en un momento de tensión condicionando la relación con nuestros hijos.

¿POR QUÉ?

Porque en lugar de centrarnos en el esfuerzo que ha hecho nuestro hijo durante todo el curso escolar, nos quedamos con ese valor numérico olvidando todas las circunstancias que lo rodean. Ten presente que es muy complicado que una calificación numérica pueda reflejar todos los procesos de aprendizaje por los que ha pasado tu hijo.

Seguro que todos hemos visto en más de una ocasión  a niños salir del colegio gritando de alegría con las notas en la mano mientras que otros salían con la mirada al suelo o la mano escondida detrás, ¿verdad?

Si cuando llegan las notas, les gritamos, nos enfadamos, les castigamos porque éstas no son como nos gustaría o porque han suspendido, lo que estamos haciendo es, por un lado, dañar el vínculo y la confianza entre nosotros y nuestro hijo y, por otro, perjudicando su autoestima y autoconcepto que se forma, entre otras cosas, con las notas del colegio. Lo mismo ocurre si lo que hacemos es dar premios y/o recompensas cuando las notas son buenas. No lo olvidemos, premios y castigos son las dos caras de una misma moneda.

Dicen los psicólogos que las notas son una de las principales causas de destrucción del sentido de la importancia que tienen las personas sobre sí mismas y que influye directamente en el bienestar personal, de ahí la importancia a cómo tratamos el tema de las notas, tanto en casa como en el colegio.

Cuando un niño se esfuerza y suspende o no saca unas notas maravillosas,  el problema no está en el niño, sino en el sistema, en la forma en que le enseñan. Se trata de adaptarnos al niño, no de que el niño se adapte al adulto. Se trata de buscar formas que le motiven, que le alienten, que ayuden…en lugar de cortar a todos los alumnos por el mismo rasero. Al fin y al cabo, ninguna persona consigue SIEMPRE lo que espera, ¿verdad?

Hay muchos factores que pueden influir en ello y, en el caso de las notas podríamos hablar de, por ejemplo, que les cuesta comprender determinadas cosas, que necesitan más tiempo para entender las mates,  que en casa pasan cosas, que no descansa lo suficiente, que están estresados, que hay inseguridades, vergüenza…

Como progenitores, nuestra misión es apoyar, alentar, motivar…a nuestros hijos. Y muchas veces, aunque de forma inconsciente, acabamos haciendo todo lo contrario.

¿Y QUÉ PODEMOS HACER?

Lo primero, cuando lleguen las notas a casa, mira a tu hijo o hija a los ojos como sólo tú sabes hacerlo y recuerda la primera vez que le viste. Haz que aflore en ti todo ese amor que sientes por él. Sabes perfectamente que tu hijo o hija no es un número, es mucho más que eso. Díselo. Y encárgate de que él o ella también lo tenga claro.

 

A partir de ahí:

  • La nota baja o el suspenso ya es un castigo en sí mismo, no le dejes sin vacaciones o sin tiempo para compartir juntos. Piensa que las malas notas ya son un castigo en sí mismas, no le impongas extras.
  • Ojo con las etiquetas y las comparaciones. Mejor las metemos en una caja y la quemamos en una hoguera.
  • Escucha su opinión sin juzgarle. Da igual si no la compartes, pero saber qué piensa al respecto te puede ayudar a saber cómo ayudarle.
  • Buscad juntos soluciones que puedan ayudarle. Pregúntale qué necesita o de qué forma cree que podrías ayudarle. Igual es algo tan sencillo como ayudarles en la organización y gestión del tiempo.
  • Motívale a aprender. La neurociencia hace años que nos lo dice, sin emoción no hay aprendizaje, así que olvídate de largas jornadas delante de un libro aburrido y llévale a un museo, buscad información en internet, mirad una peli que hable de historia, haced pasatiempos, sopas de letras, incluye las matemáticas en la vida cotidiana, leed alguna revista o cómic juntos… ¡lo que se te ocurra! Hay millones de formas divertidas con las que podemos aprender sin que se nos haga cuesta arriba.
  • Que sepa que sigues estando ahí y cuenta con tu cariño, tu presencia, tu comprensión y predisposición a ayudarle. Nunca permitas que piense que una buena nota hará que le quieras más que si tiene una baja. Tu amor es incondicional y es, precisamente en estos momentos, cuando tu hijo o tu hija más necesita saberlo.

Sé que para muchas familias las notas son muy importantes porque nos han enseñado que sólo con estudios podíamos tener un buen trabajo y, por ende, un buen futuro, pero sabemos que hoy eso ha cambiado, que los estudios superiores no son garantía de nada. Por ello creo que es importante centrarse en lo que de verdad puede ayudar a nuestros hijos a forjarse un buen futuro: su autoestima, sus valores, sus talentos y, por supuesto, su vínculo con nosotros.

A partir de ahora, cuando lleguen las notas a casa, recuerda que las notas no definen ni los talentos, ni los valores, ni el potencial de tus hijos y, por supuesto, tampoco deberían definir vuestra relación.

Por último, si necesitas fomentar la conexión en tu familia y quieres que te acompañe, sabes que me tienes a tu disposición en mis servicios de asesoramiento familiar.

 

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Raquel Ripoll

Educa-t-nos surgió con la intención de dar respuesta a las necesidades de padres e hijos, educativas o sociales que afectan al bienestar familiar. En Raquel Ripoll doy un paso más. Te lo cuento todo en Sobre mí

Mantente al día
Los mundos de Óscar
Los mundos de Óscar

Estoy muy contenta de presentarte mi primer libro: Los mundos de Óscar. En él he querido plasmar ejemplos de la vida diaria que muchas veces me pedís en las asesorías y talleres. Se trata de un libro escrito con mucho cariño y amor desde mi experiencia personal y profesional.

En este libro encontrarás seis cuentos de situaciones cotidianas y realistas con un enfoque respetuoso, consciente y coherente con la crianza respetuosa.

Ir arriba

Acceder a mi cuenta

Raquel Ripoll

Formulario enviado

Gracias por contactar conmigo. En breve recibirás noticias mías sobre tu solicitud.

Registrar mi cuenta